naming books – la caníbal

naming_books_flyer

El próximo sábado 25 de julio, en la librería La Caníbal, a las 20.30h., estaremos presentando nuestro proyecto editorial

Anuncios

AZ

AZ01

Por aquel entonces, alzabas los brazos porque pensabas que sabías con toda certeza que moviendo los dedos, con el brazo extendido, vendrían los mensajes de quien sabe dónde, siempre salpicado de sonrisas y con una llave inglesa amarilla que acabaría de hacer funcionar el reloj que llevabas en los ojos; y en la memoria. No bastaba una libreta, no bastaba las horas en el suelo, de rodillas, con el pincel en la mano. Radiabas azul, y rojo. Fotocopiabas negro. Encolabas pasión, no pensamiento, sino acción. Y acción que devenía reflexión. Y certeza. Como una cuerda tensada y preparada para lanzar la flecha que iría tan lejos de todo. Tan cerca siempre. Te preguntas dónde estará esa cabeza de flecha metálica. Y si el papel de plata habrá resistido el paso del tiempo, o si realmente no te engañaron. Subiste en el ascensor, y gritaste en el silencio, y pensaste que con las ideas el nudo acabaría cediendo. Y así fue. Y ahora alégrate. Colocas de nuevo la cinta en el reproductor, como si fuera ayer, o antes de ayer o mañana mismo. Siempre suena, como siempre ha sonado. Esa radiación, no desesperes, no caigas en el abismo, aún está allí, como un tornado girando en tu cabeza, en tu alma, en los sitios que estuviste y en los que no has estado. Mueves de nuevo el dial. Aprietas el acelerador. Giras la barra. Enfocas la vieja antena. Funciona, y tus ojos abiertos de niño esperanzado no dejan de parpadear, atónitos con la magia del milagro. Y vuelves a fotocopiar todo aquello que viste al abrir la puerta. Todo aquello que amabas. Y no era poco. Le dabas un bofetón al viento. Y escribía la letra Z, tan importante porque era la última, donde se suponía que acababa aterrizando los complejos liberados de tu mente. Te enfadabas por lo mismo que ahora comprendes. La letra A así lo deseaba desde una esquina, pintada en rojo, en mayúsculas. Y si caminabas en círculos. Y si caminabas en línea recta, y si te parabas. Y si volvías a usar un pincel gastado por el acrílico negro. No eras indiferente. Lo reconocías todo sin saberlo, como ahora sabiéndolo pones de nuevo la flecha hacia tu izquierda, donde siempre estuvo.

inferno

Manual del electricista: tan lejos de todo

“El collage siempre te remite a otro lugar”. Oí esta frase no hace mucho en una charla a propósito de los artistas que lo han utilizado. Acudí a la charla por la curiosidad y porque me decidí no hace mucho a rescatar algunos trabajos que realicé con esta técnica por 1996-97. No deja de impresionarme, una de las frases que puse en este libro collage intervenido: “Tan lejos de todo”. En este trabajo explicaba de manera gráfica la historia de AZ, un personaje de ficción al que di vida en una exposición, el cual radiaba con una serie de mecanismos metafóricos un continuo hilo de mensajes. Ese “Tan lejos de todo”, esa imperiosa necesidad de llevar el mensaje realmente a otro sitio, porque ya la imagen sola ya no bastaba para llegar…

El resto de imágenes se pueden ver aquí. En breve, pondré al día otros trabajos de esa época. Quizás tan lejos, pero también tan cerca… siempre.

04acumulador05acumulador17acumulador20acumulador22acumulador